En 2008 nació Lumaltok, en Zinacantán, Chiapas, una banda de rock que a nueve años es parte interesante de la escena musical underground. Incluso, sus raíces hacen que su propuesta musical tenga esa vitalidad necesaria para sobresalir en el ámbito de lo que han llamado Batsi Rock, aquel hecho por músicos de pueblos originarios de México, una etiqueta que en nuestra opinión no es necesaria, puesto que la música bien hecha va más allá de las fronteras culturales, los géneros y las modas, y se convierte en lenguaje universal.
Una mañana cualquiera los chicos de Lumaltok llegaron a El Paliacate Espacio Cultural y armaron una tocada especial para una entrevista y la pasaron tan bien. Después siguieron los días y parecía que no había pasado nada, pero ahora mismo tú estás leyendo la versión escritaLUMALTOKNosostros no tocamos covers porque no nos salen. Sin más, aquí los dejamos con los compas de El Paliacate:

Beto (B. T.): Hola chavos, muy buenas tardes, gracias por aceptar esta entrevista y sean bienvenidos una vez más al Paliacate. Me gustaría empezar con que nos cuenten cómo es que inició la relación de cada uno con su instrumento…

MOY (Batería): Hace diez años yo tocaba la guitarra con Zanate, tocábamos con unos músicos de Zinacantán de cumbia y una vez vi que estaba la batería ahí, y empecé a tomar las baquetas y a tocar poco a poco, en ese entonces era sólo ruido. Después los músicos me dieron unos ritmos y pues los saqué rápido, y eso me llamó mucho la atención y me dediqué a la batería. Me gustó y ahí fue donde se empezó a consolidar la banda, fue totalmente una cuestión autodidacta con ayuda de estos músicos.

CHECO (Bajo): No lo recuerdo muy bien, pero fue como a mis 12 años, con Moy y Zanate empezamos a tocar algunas cosas, a hacer un prototipo de Lumaltok. Yo tocaba la guitarra y pues no teníamos bajista y como siempre todos quieren tocar la batería, la guitarra o cantar y nadie el bajo, y pues yo ya tenía un cierto gusto por el bajo, ya tenía un poco de visión hacia ese instrumento y ahí decidí tocar el bajo. De hecho, cuando grabamos el primer disco de Lumaltok, pues yo llevaba 6 meses tocando el bajo (risas).

ZANATE (Voz y guitarra): Fue por influencia de mi hermano, él escuchaba mucha música, mucho rock nacional y rock and roll. Hasta los 14 o 15 años yo nunca había escuchado el rock and roll, eso cambió totalmente mi vida, mi forma de pensar, de ser, todo. Más bien crecí con tríos, rancheras, cumbias y todo lo que escuchaban mis papás y la familia en el pueblo.

B.T.: ¿Qué es la música para ustedes?

CHECO: Para mí la música es prácticamente todo, paso la mayor parte del día y la noche escuchando música. No puedo hacer nada sin la música, desde que me levanto hasta que me duermo, y pues, si no hay, trato de hacerla. La música es casi todo para mí. No hay Checo sin música.

ZANATE: Para mí la música es todo, es mi vida, es como el aire, indispensable todos los días.

MOY: Hemos venido manifestando que la música es algo muy bonito, pero desgraciadamente no te da de comer, son muy pocos los lugares los que te pagan bien, entonces pues luchamos y resistimos, nos gusta tocar y salir a tocar, es parte de nuestra vida. Aparte de la música, en Zinacantán tenemos una tienda familiar y ahí estoy apoyando a la familia, sí le dedico a la música mucho tiempo, pero también soy un trabajador.

 

B.T.: ¿Qué es Lumaltok para ustedes?

MOY: Para mí Lumaltok es una banda que ha sobresalido por sí misma, que trata de ser diferente y hace diferencia ante los demás, siempre hemos manifestado que somos únicos por lo que hacemos, entonces ahora está más claro que nuestro trabajo le hemos dado un plus que puede que otros no han sabido moverlo.

B.T.: ¿Cuál es ese plus?

CHECO: Para mí ése es un gran espectáculo que tiene Lumaltok, y pues la fuerza de la música que tocamos, nosotros tratamos de hacer el rock como es y no fusionarlo con el pop, que la mayoría de las bandas es lo que hace.

ZANATE: Es mi vida, desde que fundamos esta banda hemos podido expresar lo que tal vez no habíamos podido expresar con palabras. Muchas veces no puedes decir lo que piensas porque nuestro pueblo es bastante tradicionalista aún y no se acostumbra que una persona piense o quiera hacer cosas diferentes. Si algo me ha brindado Lumaltok es eso, pensar diferente, hacer cosas diferentes, hacer lo que yo quiera sin importar lo que pase o lo que los demás piensen, tratar de ganar la libertad, esa por la que siempre hemos luchado.

Foto Brian Felipe.

B.T.: ¿Qué es lo que inspira a Lumaltok?

MOY: La música, eso es fundamental en Lumaltok. Porque la música es nuestra herramienta de trabajo, ahí es donde puedes rescatar algunas cosas, no copiarlas, pero sí darle tu toque.

ZANATE: Tomamos temas muy simples que vemos en nuestro pueblo como la política, corrupción, libertad, la forma de vivir y de pensar de la gente, racismo, discriminación, etc. Son cosas que veo en mi pueblo pero en realidad son temas mundiales. Así como pasan en Zinacantán pasan también en todo el mundo.

 

B.T.: ¿Qué personajes son importantes o son una influencia para ustedes?

CHECO: Como influencia dentro de lo musical está Jaco Pastorius, que es como el Jimmy Hendrix del bajo, es una estúpida comparación, pero muchos lo consideran de esa manera. John Deacon de Queen hasta Steve Harris de Iron Maiden. También Willie Dixon que es un gran bajista. Entonces centrarme dentro de un solo género en cuanto al bajo es impropio, puedo variar dentro del blues clásico, hasta el country, el rock clásico, desde Elvis hasta Pantera. También me gusta mucho el jazz y la música clásica, entonces tengo un cierto margen de influencia musical.

ZANATE: Real de Catorce, Javier Bates, The Doors, Jimmy Hendrix, Stevie Ray Vaughan, y entre otros grupos que escucho, yo soy una persona que no discrimina ningún tipo de música, escucho de todo.

 

B.T.: ¿Qué onda con el género musical Psicodelic Pox Blues?

ZANATE: Pues eso nació por nuestra experimentación musical, nosotros experimentamos todo el tiempo, nos gusta improvisar. La psicodelia es un género que siempre escuchamos, escuchamos mucho a Pink Floyd, y progresivo en general, que a final de cuentas es algo místico, algo extraño que todos ellos crearon, y así de la misma forma nosotros también empezamos a crear nuestro misticismo y nuestra propia forma de pensar, nuestra propia cosmovisión. Lo del “Pox” porque es una bebida sagrada que existe en todos los pueblos de Los Altos de Chiapas, es un tributo para nuestro pueblo. Y lo del “Blues” porque es un género que siempre ha estado presente en nuestras vidas, vemos que la historia del blues, es similar a la historia que tiene nuestra gente de aquí. Tratamos de construir todo eso nosotros mismos, por eso creamos el Psycodelic Pox Blues.

 

B.T.: ¿Qué es la libertad para Lumaltok?

CHECO: Nosotros no tocamos covers, porque no nos salen (risas), no somos buenos tocando covers. Y eso se nota mucho en nuestras canciones, somos muy libres al tocar y al hacer lo que queremos porque nunca hemos ido a una escuela, entonces no pertenecemos a ese círculo si se quiere ver de esa manera, donde la música es muy cuadrada o compacta. Nosotros cuando tocamos siempre dejamos lugar a la imaginación y a la improvisación, siempre un concierto de Lumaltok va a ser diferente al anterior y al que sigue, porque improvisamos mucho, entonces a veces si a alguno se le olvida una parte, se improvisa de inmediato y ya no suena igual a como es, siempre hay algo diferente en cada concierto, en cada vez que tocamos una canción. Entonces la libertad se manifiesta en eso, nosotros no nos imponemos una estructura melódica o musical, cada quien es libre de agregarle su toque personal. Creo que la música es importante para poder expresarse. Como músico si no encuentro en la música el medio de expresarme entonces no hay razón para otra más, no hay otro medio, en el que pueda expresarme como en la música, aquí en Lumaltok es donde puedo desarrollarme más como músico y como persona. Puedo dejar en claro cuáles son mis ideas y acoplarlas en conjunto con las de cada persona. Somos tan abiertos que incluso al pelear entre nosotros terminamos abrazándonos después de cada concierto. La música es un revitalizante para nosotros, es la forma que tenemos de ir más allá como personas.

MOY: Nosotros siempre hemos venido tocando esa frase porque todavía vemos que en los pueblos estamos muy marginados y no nos dan la libertad que nos merecemos, entonces nosotros motivamos a más jóvenes a que hagan más arte, y que por medio de éste manifiesten su libertad, lo que piensan, lo que crean. Así nosotros hacemos lo que nos gusta, y es nuestra forma de comunicar nuestra libertad. Libertad: hacer lo que uno quiere, sueños, nosotros somos un ejemplo de que sí se puede.

Zanate y Moy. Foto Brian Felipe

 

B.T.: Checo, cuéntanos cómo fue tu inicio en la cuestión musical. Y si has tocado con otros proyectos musicales.

CHECO: Mi hermano y yo empezamos juntos con la música, escuchábamos en la radio cosas, y pues era difícil escuchar por ejemplo The Doors. Entonces empezamos con lo más conocido Guns N’Roses, Metallica. Desde que era joven, mi vida ha sido rock y nada más, algunas etapas de hip hop y otros géneros, pero siempre estuvo presente el rock. Y pues prácticamente toda mi carrera ha sido con Lumaltok, mis nueve o diez años de experiencia han sido con Lumlatok.

B.T.: Zanate, cuéntanos cómo han llevado el tema de la industria musical.

ZANATE: Creo que hemos probado de todo un poco, es prueba y error, durante estos nueve años hemos hecho de todo e intentado todo. Lo importante de un músico es creer en su música, seguir tocando sin importar lo que pase. Nosotros seguimos intentando vivir de nuestra música, intentando que nuestra dignidad como jóvenes tsotsiles se mantenga, porque hemos sufrido discriminación a diario, pero eso no nos importa porque seguimos luchando por un espacio, para que la música hable por sí misma. Nosotros hemos sabido enfrentar managers, propuestas y muchas cosas que se presentan en la vida de un músico. Pero lo más importante es mantener los pies en la tierra, saber quién eres y disfrutar lo que haces. Y yo pues disfruto lo que hago, y lo hago con toda el alma.

 

Zanate, la técnica psicodélica del pox blues. Foto Brian Felipe

 

B.T.: Checo, por ahí nos enteramos que ya viene el cuarto disco. ¿Nos podrías contar un poco de él?

CHECO: Se pretende que se llame “Svabajel Pukuj”. Sería algo así como el “ritmo del demonio” o “el canto del demonio”. Es un nombre que es apropiado al disco, porque es un poco más agresivo a los anteriores, seguimos manteniendo la línea del blues y el rock clásico, pero evoluciona un poco más nuestra música, nos expandimos en cuanto a matiz, se podría decir. Van a escuchar con ese disco una canción más lenta de lo que hemos hecho, y una canción más rápida, algunas canciones más duras, etc.

 

B.T.: Moy, ¿podrías contarnos cómo es su relación con los músicos tradicionales? ¿Y cómo ves a Lumaltok en cinco años?

MOY: Nunca la hemos tenido, porque somos rebeldes. El pueblo nos ve como rebeldes, el simple hecho de tener cabello largo ya es para que nos digan que estamos locos. A mí me gusta la música tradicional, y muchas bandas hacen la fusión, pero nosotros no lo hacemos por respeto. Respetamos el trabajo de los músicos tradicionales y sólo pedimos que nos respeten. A nosotros nos ha costado y creo que a ellos también les debe de costar. Y creo que musicalmente vamos a mejorar, pero proyectar nuestro trabajo, creo va a seguir en las mismas condiciones porque no hay espacios, donde mostrar el trabajo. El Paliacate es nuestra segunda casa, porque es uno de los lugares que nos dio la entrada sin importar si sabes o no de música, aquí nos formamos y estamos muy agradecidos con la banda del Paliacate. Y que, pues, mucha gente llega por el traje o la lengua que habla, si porque un indígena es greñudo y tiene barba, mucha gente llega por curiosidad, pero no escucha la música, y tal vez no seamos buenos músicos y eso lo sé, pero como Lumaltok cada día nos estamos esforzando para ser mejores músicos y esto es lo que queremos transmitir, buena música.

 

B.T.: ¿Creen que el arte que hacen ustedes es una forma de reivindicación de la cultura zinacanteca?

CHECO: Sí, nosotros siempre hemos tratado que nuestra música sea reivindicatoria para nuestra cultura, nosotros nos sentimos orgullosos de lo que somos y por eso salimos con nuestra cólera y nuestro traje tradicional, tampoco queremos decir que nuestra cultura sea la mejor o superior a otras, nosotros decimos ésta es nuestra cultura, es igual que las demás, nos respetamos de la misma manera, somos las mismas personas, todos tenemos gustos diferentes, siempre hemos tenido la bandera de salir y decir que nadie es superior a nadie, simplemente creemos que debemos valorarnos tal cual somos. Prácticamente nuestra sociedad está viviendo un tiempo bastante difícil, como todo México, está mal. Y pues nosotros queremos que nuestra música sea un medio en el cual las personas puedan liberar esa tensión que tienen, que se desahoguen con nosotros, que dejen sus problemas a un lado, porque nosotros así lo hacemos. Cuando estamos en el escenario dejamos los problemas personales a un lado, ahí somos Lumlatok y queremos que las personas que nos escuchan sientan lo mismo que nosotros.

ZANATE: El hecho de cantar en tsotsil no quiere decir nada, creo que lo importante es que no haya ninguna barrera y ninguna diferencia entre nosotros. Porque el problema es que las barreras y las diferencias están en nuestras mentes, así con nuestras canciones tratamos de romper esas barreras y tratamos de llegar a todo el mundo.

Checo. Foto Brian Felipe.

 

B.T.: Ustedes han abierto una brecha importante en la escena musical de Chiapas. ¿Qué mensaje dejan a los y las jóvenes?

CHECO: Que trabajen duro, que se esfuercen por lo que quieren, este camino es realmente complicado, no siempre va a ser diversión o mucha felicidad. Como Lumaltok hemos vivido muchas cosas, y hemos tenido la experiencia de convivir con muchas personas, pero no es un camino fácil. Con tantos problemas siempre tratamos de sobresalir siendo nosotros mismos, sin tratar de contentar a nadie, o algo así. Y creo que al final de eso se trata, de ser uno mismo, de ser quien es cada persona, así puedes estar tranquilo al final del día, siendo uno mismo. Sí, creo que eso es vital dentro de este mundo, sobretodo al ser artista, que a veces hay mucha influencia de terceras personas. Pero es cuestión de esforzarse y no dejarse vencer.

ZANATE: Creo que lo importante aquí es no tomar esto como una moda, porque a veces se toma así, como lo han hecho muchas bandas y que dijeron: “yo me voy a poner un traje en tsotsil y tratar de vender este movimiento”, yo nunca he estado de acuerdo con eso, porque la cultura está bien como está, hay que conservarla como está.
Lo que están haciendo muchos es cantar o hacer una canción tradicional cambiándola al rock, y pues aveces la música tradicional es tan intensa y tan profunda que ni nosotros mismos la entendemos, por eso preferimos dejar a un lado eso.
Y quiero decirle a la banda que viene haciendo música, que lo haga porque quiere y su alma lo necesita, y no porque quiera vender algo. Que lo hagan porque les nace y no porque alguien les diga o sigan un movimiento.
B.T.: Muchas gracias chicos.